Nuestras coronas, por Miss Cavallier